lunes, 15 de noviembre de 2010

LOS ÁLAMOS TEMBLONES - "El Gigante Tembloroso"

     Todos los tallos nos miran desde su altura con el mismo rostro sosegado y bello. Miles de columnas lisas y grises se yerguen hasta casi tocar las nubes bajas. Arriba, la bóveda verdeazul que más tarde se tornará umbría, luego dorada, al cabo desnuda y finalmente callada o dormida, conforma los límites de tan singular templo natural que se extiende por cuarenta y tres hectáreas.
     Acaso sea éste el corazón del árbol-bosque, el lugar donde cayó y germinó la minúscula semilla fundadora, el centro desde donde hace más de ochenta mil años que este bosque de un solo árbol se dibuja en la faz de la luna, su amiga.
     Basta una leve brisa para que todo el conjunto entone al unísono la más antigua de las canciones hecha de viento y parpadeo de hojas: a menudo rumorosa, en ocasiones alegre y monótona, algunas veces impetuosa e iracunda como constituida de la misma esencia, la misma música pura y ancestral con la que se expresa el lejano mar.
     Todo está guardado en la memoria de Pando. Las eras del hielo con el glaciar Cordillerano atenazando las Montañas Rocosas. Mamuts, mastodontes, perezosos gigantes..., animales míticos ya desaparecidos que formaron la llamada megafauna. Fuegos, sequías y finalmente humanos, pasaron por su vida dejando huellas, recuerdos y cicatrices imborrables.
     Pero entre todos es el fuego el elemento que ha configurado como ningún otro la dilatada existencia de Pando: Un largo y abrasador verano, una tormenta inoportuna, un rayo cegador y en un instante todo el bosque sucumbe calcinado. Silencio tras la devastación. Pero apenas un aliento hasta la siguiente primavera para que el ave fénix de los árboles renazca otra vez de sus cenizas. Es así como comienza la reconstrucción de este santuario consagrado al culto de la vida, es así como se produce uno de tantos milagros con los que la naturaleza no deja nunca de sorprendernos. Porque sólo los humildes alcanzan la eternidad. Y sólo aprenden a ser eternos los que con humildad han sabido, como Pando, cuyo cuerpo está hecho de raíces, sobrevivir contra el tiempo al calor latente de la tierra.


ÁLAMO TEMBLÓN

Esta denominación sirve para designar a dos especies diferentes de álamos aunque de apariencia similar: por un lado la especie americana Populus tremuloides y por otro su pariente europeo Populus tremula.
A continuación vamos a intentar conocer un poco de ambas especies.

Hojas de Populus tremuloides
Populus tremuloides
(Álamo temblón, Falso chopo temblón, Temblor aspen, Quaking aspen).
Familia: Salicaceae.
Lugar de origen: Zonas elevadas de EE. UU., Canadá y norte de México.
Etimología: "Populus" es el nombre latino con el que se conocían antiguamente a los álamos o chopos; significa “popular”, quizás por ser bastante abundante y presentarse siempre en grupos muy numerosos. El apelativo “tremuloides” hace referencia al estremecimiento o temblor de sus hojas al ser movidas por la brisa.

Descripción:
Se trata de un árbol caducifolio de tamaño mediano de 20-25 m., con un tronco de 20-80 cm de diámetro. Las hojas de los adultos son redondeadas, de entre 4 y 8 cm de diámetro ligeramente aserradas o festoneadas, con pecíolos achatados. Los árboles jóvenes tienen estos pecíolos mucho más largos de 10-20 cm de longitud y las hojas tienen un aspecto aparentemente triangular. Las flores se disponen en amentos de 4-6 cm de longitud y aparecen en la primavera antes que las hojas. Es un árbol dioico, con las flores masculinas y femeninas en diferentes árboles. Los frutos son cápsulas de 10 cm de longitud, pendulares con un pedúnculo de 6 mm, cada cápsula contiene cerca de 10 semillas diminutas rodeadas de una pelusa algodonosa que ayuda a la dispersión eólica tras su maduración a principios del verano. Es común el uso extensivo de colonias clonales, así cada colonia proviene de una madre, lográndose que todos sus árboles tengan idénticas características y compartan la estructura radicular. Es famosa la colonia clonal denominada “Pando”, protagonista de nuestro relato y a la que se considera como el mayor organismo viviente de la tierra (más tarde hablaremos de su historia).

Hojas de Populus tremula
Populus tremula
(Álamo temblón, Chopo temblón).
Familia: Salicaceae.
Lugar de origen: Europa, norte de África, Asia Menor.
Etimología: El apelativo “tremula” al igual que “tremuloides” hace referencia al temblor de sus hojas.

Descripción:
Es un árbol caducifolio de 15 a 20 metros de altura y tronco grueso en su base. Posee una corteza lisa y blanquecina, resquebrajada longitudinalmente en la base con los años. Tiene la copa ancha y poco densa. Las ramillas nuevas son lampiñas. Las hojas son colgantes. Las adultas son redondeadas, de borde festoneado o sinuoso-dentado, de 3-8 cm de longitud. Las hojas jóvenes son acorazonadas, de base truncada y tomentosas. Tiene el pecíolo largo y delgado. Este pecíolo es flexible y aplanado en sentido perpendicular al limbo, lo que hace que las hojas se muevan con facilidad aun con una leve brisa. Las flores son inflorescencias colgantes (amentos), apareciendo antes que las hojas, en los meses de Febrero-Marzo y son dioicas. El fruto tiene forma de cápsula. Las semillas son negruzcas y están envueltas en una especie de borra blanca.

Tras la descripción de las dos especies pasamos al resto de características que ambas comparten:

Inflorescencias (amentos) de Populus tremuloides
Cultivo: Necesitan suelo fresco, neutro o ligeramente ácido. Son de clima frío y exposición soleada. Admiten podas de formación. A veces esta poda se efectúa para reducir la floración que puede ser molesta para los alérgicos. Reproducción mediante esquejes a final del invierno y por brotes de raíz. También es posible por semilla si se siembran al poco tiempo de recolectarse, ya que pierden muy pronto su poder germinativo.

Utilización: Como árbol de alineación para avenidas.

Propiedades medicinales:
Las propiedades de los álamos temblones se concentran en sus yemas y a veces en la corteza de las ramas jóvenes o las hojas. Contienen glucósidos como la salicina que tiene efectos analgésicos, antipiréticos y antiinflamatorios. También posee aceites esenciales y otros principios activos. Se utiliza como desinfectante y diurético, como profiláctico de la gota y para la hiperplasia de próstata.
Para su ingestión suele prepararse en infusión a razón de una o dos cucharaditas por taza, mientras que para uso externo se utiliza la decocción, aplicándose en forma de cataplasmas o baños, siendo apropiado para el tratamiento de hemorroides o quemaduras.

Amentos de Populus tremula
Plagas y enfermedades:
Puede padecer el ataque de hongos como la Armillaria mellea, la Taphirina deformans (causante de la lepra del melocotonero) o los hongos que provocan la Roya. También es propenso a ataques bacterianos como el Chancro del chopo (producido por la bacteria Xantomonas populi) así como a algunas plagas causantes de daños en las hojas como pueden ser ciertos escarabajos de los géneros Phyllodecta o Plagiodera.

Refranes:
-Hoy día por ti, mañana por la alameda.
-El álamo largo y enjuto, ni da sombra ni da fruto.
-Con hilo de plata labró mi seda, y voy y la tiendo en la alameda.

Curiosidades:
     Ha sido reconocido como el mayor ser vivo de la Tierra y no estamos hablando de ningún animal gigante, ni tampoco de un árbol de tronco imponente y colosal altura. Aparentemente estamos ante un bosque de cerca de 43 hectáreas de extensión, pero en realidad se trata de un único árbol con cerca de 47.000 tallos unidos a una raíz común y con 6.000 toneladas de peso que le avalan para la consecución de su titulo como el mayor organismo vivo. Hablamos de “Pando”, conocido por el sobrenombre de “El Gigante Tembloroso”, una enorme colonia clonal masculina surgida a partir de un único álamo temblón (Populus tremuloides) hace ya más de ochenta mil años. “Pando” se desarrolló en esta época remota favorecido por los frecuentes y intensos incendios que evitaron que su principal competidor, las coníferas, se apoderaran de los terrenos que ambos compartían. Así, de su potente sistema de raíces surgían nuevos tallos que reemplazaban una y otra vez a los calcinados por el fuego, superando las adversidades que sus competidores no eran capaces de salvar.
Colonia clonal "Pando"
( aunque tenga el aspecto de un bosque normal en
realidad se trata de un solo árbol de 47.000 tallos)
     Entre incendios y glaciaciones, “Pando” supo sobrevivir gracias a sus raíces. Al ser una colonia clonal masculina nunca produjo semillas, creación de semillas que, por otro lado, se hubiera visto dificultada por los continuos cambios climáticos. Pero, ¿quién necesita semillas para reproducirse cuando se posee un sistema radical tan formidable? (de hecho se calcula que hace cerca de 10.000 años que tuvo su última floración).
     En nuestros días “El Gigante Tembloroso” continúa en el mismo enclave en el que nació, hoy llamado “Parque Nacional de Fish Lake” en el extremo oeste de la Meseta del Colorado, en el estado de Utah (EE.UU.), en donde lo pueden visitar tanto admiradores como escépticos, ya que hay algunos entre estos últimos que desconfían de la identidad única de este organismo, dato que por otra parte ha sido ratificado mediante pruebas de ADN en las que se ha comprobado que todos los tallos son genéticamente idénticos. De hecho “Pando”, que por cierto en latín significa “(yo) esparzo”, no es la única colonia clonal de álamos temblones que “esparció” sus raíces por los suelos norteamericanos, existen otros organismos parecidos, pero menores. Aunque hay otro álamo en Utah que podría batir su récord y que puede que alcance las 80 hectáreas. También existe otra enorme colonia clonal formada por 7 sequoias que pretende optar al título, pero va a ser bastante difícil demostrarlo, ya que recordemos que el tamaño no se mide por su extensión sino por su peso total, cosa difícil de calcular, más aún cuando se comparte superficie con otros 6 semejantes.

12 comentarios:

  1. Impresionante historia la de Pando.
    Una entrada digna de aplauso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Fantástica entrada, me apasionan los árboles, en casa tenemos avellanos, carbayos, castaños, algunos cuando llegamos ya tenían muchos años, otros los plantamos intentando mantener el equilibrio de nuestra tierra. En hora buena por tu blog.

    ResponderEliminar
  3. Excelente entrada la de PANDO: el ser viviente más grande y más longevo del planeta !!! Gracias por compartirlo y saludos desde Forestar Para Ganar

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho ,buscando otro árbol, enterarme de la existencia de Pando.Ojalá pudiera verlo en vivo

    ResponderEliminar
  5. Maravilloso de tanta vida y tanto peso ademas de ser util en el medio ambiente del planeta,medicinal curativo y de excelente resistencia quisiera estar alli junto a el verlo disfrutarlo.

    ResponderEliminar
  6. ¿Y LA HONRA PARA EL DISEÑADOR?.... ¡ALELUYA!... TODA COSA QUE RESPIRA ALABE A JEHOVÄ. (salmo 150:6)
    Gracias por compartir este conocimiento maravilloso que alaba al creador de todo el maravilloso universo
    También gracias al hermano Gerry Slôch quien en su visita a los Testigos de Jehová de CA y Mexico lo usó como ilustracion para enrraizarse bien en el amor y conocimiento de la biblia.

    ResponderEliminar
  7. Que excelente ilustración utilizo Gerrit Lösch para hablar de la de raíces del amor en esta visita a México. GABO SERNA

    ResponderEliminar
  8. REV. 4:11 BRILLANTE E IMPACTANTE GERRIT LÖSCH.
    CUANDO EL CORAZÓN ESTA PREPARADO PARA UNA INFORMACIÓN ASI, PENETRA COMO UNA ESPADA, COMO LO MENCIONA HEB.4:12 PENETRA entre coyunturas y [su] tuétano, y puede discernir* pensamientos e intenciones* de[l] corazón. CUANDO DEJAMOS QUE OCURRA ESTO, SU EFECTO RESULTA EN TODO UN EXITO...
    ESTO ES SIN EXCEPCION ALGUNA DE PERSONA, PARA EL QUE LO DESEA ALLI ESTA, CON TAN SOLO 10 O 20 MINTUTOS DIARIOS DE MEDITACIÓN... TODO EL MERITO, ALABANZA Y GLORIA PARA JEHOVÁ EL SER SUPREMO DEL UNIVERSO.....
    MILLON Y MILLONES DE GRACIAS JEHOVÁ!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Antes de que Dios fuera inventado ya existia Pando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios inventado? jaja que buen chiste

      Eliminar
  10. Fernando Ballesteros19 de abril de 2014, 19:46

    yo quiero hechar raices en el amor de Jehova como Pando, para que ninguna sequia, viento, tempasted o fuego, acabe y perdure para siempre, (vida eterna)

    ResponderEliminar
  11. Adoro éste árbol, quiero sembrarlos a lo largo de la banqueta de mi casa, pero no se si sobreviva en huecos de 40x40cms. saludos desde Tampico, Mexico

    ResponderEliminar