miércoles, 20 de octubre de 2010

GENÉRICOS, FRUTOS DEL BOSQUE.

     Somos sólo veinticuatro. Aunque no nací aquí conozco muy bien estas montañas: cada valle, cada bosque, cada regato, cada risco y cada despeñadero, cada aroma sutil de cada planta, cada pájaro..., no en vano hace trece años que vengo recorriéndolas, nómada, de aquí para allá.
     Eso sí, me cuido muy mucho de descender al llano. Allí donde proliferan luces inquietantes y ruidos extraños y sobrecogedores. Reconozco que aunque soy el más grande de por aquí no es otro sino el miedo el que me dicta tanta prudencia. Por eso nunca salgo de la seguridad de estos abruptos y solitarios parajes, acaso porque en ellos encuentro con suficiencia todo cuanto necesito.
     Todo comienza para mí en los primeros días de abril, cuando, tras desperezarme largamente, el grito desgarrado de mis tripas vacías me lleva a buscar con urgencia algo que comer. Mi primera dieta es a base de verdura fresca, no es que sea muy nutritiva pero basta para saciar el hambre atroz en esos primeros días cruciales.
     Luego, entrado ya el mes de mayo, con la nieve derretida y la tierra caliente en las solanas, se producirá el milagro de las frutillas dulces y suculentas. Me pierdo por esas “delicatessen” tan ricas en azúcares.
     Es entonces cuando entran en juego los privilegiados dones con los que me ha bendecido la naturaleza y es que nada escapa a la agudeza de mis sentidos. Bueno, confieso que la vista no es mi fuerte, ... en resumidas cuentas, que soy algo miope, pero que importancia tiene la vista para alguien que, como yo, se desenvuelve por el mundo bajo la luz de las estrellas.
     Al borde de los caminos, en la orilla del bosque, crecen los frutos escarlatas de la fraga silvestre. Cuando me haya atiborrado de ellos y casi sin tiempo que perder, habré de subir a las laderas soleadas donde maduran los mirtilos. A la vista de tanta prodigalidad, me veré obligado a darme un nuevo atracón. Casi con seguridad coincidiré allí con mi buen amigo el urogallo; ambos compartimos la misma incertidumbre sobre el destino de nuestros antiguos linajes.
     Entretanto termino de llegar a las arandaneras aún podré visitar los ribazos bien surtidos de moras y frambuesas donde daré buena cuenta también de endrinas y grosellas. Cerca de las cumbres donde nacen los torrentes, entrado ya el otoño, me procuraré de los frutos bien maduros del serbal y del pudio.
     En cuanto al madroño, tristemente, he visto pocos por aquí. A estos, en cualquier caso, no les tocaría el turno hasta noviembre, época en la que espero estar ahíto no ya de bayas y de drupas, sino de bellotas, hayucos y avellanas, frutos secos ricos en las grasas que mi cuerpo necesita almacenar para la supervivencia durante el prolongado invierno.
     Así, a finales de noviembre, ya fondón, entre bostezo y bostezo tomaré los últimos frutos escarchados del escaramujo que me ayudarán a no tener que levantarme al baño en los largos meses venideros y somnolientos.
        Pero no adelantemos acontecimientos. Aún es primavera y, tengo que decirlo, no todo consiste en zampar. Por cierto, llevo varios días percibiendo en el aire un perfume... ¡Hum!..., si mi olfato no me engaña..., ¿será la fruta del árbol prohibido?... disculpen, voy a ver, digo a oler, por ahí.
     ¡Ah!, ya supongo que habrán adivinado. En efecto, soy un oso pardo. Si bien nací en los Balcanes, ahora vivo en Pirineos, pero esta es otra larga historia que no viene al caso. Me llaman Pyros, apelativo que como podrán imaginar me produce una total indiferencia a pesar de que gracias a este nombre no llevo una existencia del todo anónima (extraños humanos: unos nos protegen y otros nos matan). Somos bien pocos como ya señalé al principio de este relato, pues apenas superamos los veinte individuos, pero vamos prosperando poco a poco, y es que parece que estas montañas que siempre tuvieron osos se sienten orgullosas y más que capaces de poder mantenernos.


PEQUEÑO RECORRIDO GASTRONÓMICO POR LOS PIRINEOS CON NUESTRO EXPERTO GUÍA PYROS, EL OSO PARDO.

     Antes de empezar quiero dar unos breves aportes biográficos referentes a nuestro cicerone.
     En 1973, el oso pardo fue declarado "especie estrictamente protegida" en España y actualmente declarada "en peligro de extinción" en el Catálogo Nacional de Especies Protegidas. En los Pirineos, dos poblaciones relictas han existido hasta finales de los años 80, una en los Pirineos Centrales, que se extinguió entre finales de los 80 y principios de los 90 y, otra en los Pirineos Occidentales. Para evitar la desaparición del oso pardo de los Pirineos, el gobierno de Francia y las Comunidades Autónomas de Navarra, Aragón y Cataluña decidieron realizar un proyecto de conservación y restauración de la menguada población del oso pardo en el Pirineo Central. El programa incluía una experiencia piloto de suelta de ejemplares para evaluar una posible reintroducción del oso pardo en los Pirineos Centrales y en otras regiones de la Unión Europea. En el marco de este proyecto (proyecto Life-Naturaleza de la Unión Europea), en 1996 y 1997 se liberaron en los Pirineos Centrales tres osos pardos: dos hembras (Ziva y Mellba) y un macho (Pyros) procedentes de Eslovenia.
     Pyros es actualmente el oso pardo reintroducido de mayor edad del Pirineo, (tiene casi 23 años).

Dicho esto, sigámosle, a ver con que exquisiteces nos sorprende.

ERICÁCEAS

Gayuba (Arctostaphylos uva-ursi)
Gayuba
Arctostaphylos uva-ursi
(Gayuba, boixerola, uva de oso, uva de zorro, madroño rastrero)

Lógicamente, Pyros no podía empezar con otra especie que no fuera esta. Lo comprenderemos si nos fijamos en sus datos etimológicos: su nombre científico proviene del griego Arctostaphylos (de arctos: oso y stanpylos: racimo de uvas), así como del latín, (uva-ursi: uva de oso). Tomó este nombre porque esta fruta constituía uno de los alimentos favoritos del oso.
La gayuba es un arbusto perenne que tiene las ramas colgantes que a veces se extienden por el suelo. Al ser rastrero levanta sólo unos pocos centímetros de altura pero sus tallos alcanzan de 1 a 2 metros de longitud. Tiene la corteza de color castaño oscuro y se desprende con facilidad al envejecer. Las ramas producen raíces en toda su longitud y las hojas se amontonan en su extremo. Éstas son de color verde oscuro y de textura lustrosa. Las flores son blanquecinas o rosáceas, tienen forma de copa y se agrupan en racimos, en la terminación de las ramillas. El fruto es una drupa carnosa, de color rojo vivo cuando está maduro y con la carne de color crema o blanca. Lógicamente es comestible, pero tiene un sabor insípido y es poco jugoso.

Arándano negro (Vaccinium uliginosum)
Arándanos
Vaccinium uliginosum (Arándano negro, arándano uliginoso, nadius, ráspano)
Vaccinium myrtillus (Arándano común, mirtilo, rasponera, uva de monte, uva de bosque)

Vaccinium es un género de arbustos de la familia Ericaceae que incluye a todas las especies llamadas arándano. En estado silvestre, se pueden encontrar dos especies a lo largo de nuestra ruta pirenaica: el arándano común (Vaccinium myrtillus), y el arándano negro (Vaccinium uliginosum).
El arándano es un pequeño arbusto caducifolio de unos 50 cm, que rara vez alcanza el metro de altura. Sus hojas son ovales o lanceoladas con pecíolo corto. Las flores se presentan en racimos axilares con la corola blanca o con tintes rosados y con 10 estambres inclusos. Poseen un fruto de tipo baya, carnoso.

Veamos ahora los datos diferenciadores entre las dos especies pirenaicas:

El arándano negro (Vaccinium uliginosum) tiene las hojas con el borde entero. El cáliz es acampanado pero con lóbulos reconocibles. La corola es de unos 4 mm. y anteras sin apéndices. El fruto es de 3-7 mm. de color azul oscuro, casi negro, con una pulpa blanca y dulce.

Arándano común o mirtilo (Vaccinium myrtillus)
El arándano común o mirtilo (Vaccinium myrtillus) tiene las hojas coriáceas, finamente dentadas o aserradas. El cáliz es acampanado sin lóbulos. La corola es de 4-6 mm. y anteras con apéndices. El fruto es de 5-10 mm. de diámetro y de color azul oscuro con sabor agradable y agridulce.
El nombre científico de esta planta, responde a la forma de las hojas que recuerdan a las del mirto o arrayán, por eso en el s.XVI se le dio el nombre de Myrtillus (mirto pequeño). Respecto al nombre del género Vaccinium, no está muy claro si fue el poeta romano Virgilio quién le denominó así, por tratarse de una especie que constituía una fuente de alimento habitual en las vacas, o si el nombre del género deriva de "bacca", que en latín significa baya.


Zarzamora (Rubus ulmifolius)
ROSÁCEAS

Zarzamora
Rubus ulmifolius
(Zarzamora, zarza, mora, murra)

El nombre científico rubus deriva del latín ruber (rojo), y ulmifolius (de hojas similares a las del olmo).
Se trata de un arbusto caducifolio de la familia de las Rosáceas (Rosaceae), de hasta 2 m de altura, muy ramificado y espinoso. Tiene las hojas muy aserradas de color verde oscuro por el haz y verde grisáceo y pilosas por el envés. Las flores son blancas o ligeramente rosadas, de 2 cm de diámetro. Produce frutos (moras) que pasan del color verde al rojo y por fin al negro cuando maduran en verano. Son brillantes, de sabor agradable, muy aromáticos y algo ácidos.

Frambueso (Rubus idaeus)
Frambueso
Rubus idaeus
(Frambueso, sangüeso, chordón, chardón, chardonera)

El frambueso rojo o europeo procede del monte Ida, en Grecia, de donde se extendió a Italia, a los Países Bajos, a Inglaterra y luego a América del Norte. Su procedencia da nombre a esta especie, pues idaeus significa "del monte Ida". Rubus como ya hemos visto viene del latín ruber que significa rojo, por el color de sus frutos.
Es un arbusto de 40 a 60 cm de altura, pudiendo alcanzar hasta 1,5 m., que crece en los lugares pedregosos de las montañas, en terreno granítico. Tiene tallos poco leñosos, suberectos, con aguijones muy finos y cortos. Posee hojas alternas, imparipinnadas o ternadas, acuminadas y aserradas, con foliolos de color verde claro por el haz y blanco piloso por el envés. Las flores son blancas o ligeramente rosadas, presentadas en racimos terminales sencillos, con el pedúnculo muy largo y espinoso. Su fruto (frambuesa) es de color rojo translúcido y está formado por multitud de pequeñas drupas formando una piña. Su pulpa es muy aromática y su sabor agridulce.

Fresal silvestre (Fragaria vesca)
Fresal silvestre
Fragaria vesca
(Fresal silvestre, fresal, fresera, fraga, magoria, martual)

El fresal silvestre es una planta herbácea perenne que crece comúnmente en bosques ralos y en los claros. Es una planta vivaz, siempreviva, de unos 20 cm de altura. Presenta una roseta basal de donde surgen las hojas y los tallos florales. Las hojas están compuestas por tres foliolos ovales dentados, son verde brillantes por el haz y más pálidos por el envés, con gran pilosidad. De la roseta basal surgen también otro tipo de tallos rastreros (estolones) que producen raíces adventicias de donde nacerán eventualmente otras plantas. Los tallos florales no tienen hojas y en su extremo aparecen las flores, no más de cinco, de color blanco, con cinco pétalos blancos, cinco sépalos y una veintena de estambres amarillos. La planta es hermafrodita, colocándose las flores femeninas más altas que las masculinas para prevenir la autopolinización.
El fruto, que conocemos como "fresa", es en realidad un engrosamiento del receptáculo floral (eterio), de color rojo, dulce y aromático. Aunque los auténticos frutos son los puntitos que hay sobre ella (aquenios), de alrededor de 1 mm de diámetro.
Las fresas en general pertenecen al género Fragaria, nombre que se relaciona con la fragancia que posee (fraga, en latín).

Rosal sivestre (Rosa canina)
Rosal silvestre
Rosa sp. L.
(Rosal silvestre, agavanzo, escaramujo, tapaculo, gavarrera, mosqueta)

Existen alrededor de una veintena de rosales silvestres en la Península Ibérica y Baleares, entre ellas podemos destacar las especies Rosa canina, Rosa pouzinii, Rosa micrantha, Rosa sempervirens, Rosa montana, Rosa pendulina, etc.
El termino “Rosa” que designa el género al que pertenecen todos los rosales proviene directamente del latín “Rosa-rosae”, mientras que el origen de las denominaciones específicas es bastante variada, así por ejemplo “micrantha” significa “con pequeñas flores”, “canina” significa “de los canes”, etc.
Los rosales silvestres son arbustos de porte erguido o trepadores con ramas muy numerosas cubiertas de aguijones. La mayoría son caducifolios, excepto sempervirens. Las hojas son pinnadas con el borde de los foliolos aserrados con estipulas persistentes que aparecen soldadas al pecíolo. Las flores son solitarias o agrupadas en corimbos y poseen un cáliz con 5 sépalos y una corola compuesta por 5 pétalos. El conjunto floral contiene abundantes estambres y numerosos carpelos. El fruto, llamado comúnmente “escaramujo” y técnicamente “cinorrodón”, es de forma globosa o piriforme, rojo en la madurez, conteniendo numerosas semillas mezcladas con pelos rígidos. Estos frutos son astringentes lo que provoca una digestión lenta (característica por la cual algunos rosales silvestres reciben el nombre vulgar de “tapaculos”). Son ricos en vitamina C y se emplean para hacer mermeladas. Las heladas reblandecen y endulzan aún más los escaramujos. Con ellos también se produce un tipo de vino. La planta ofrece además otras utilidades, así los pétalos son usados para hacer agua de rosas y la raíz era empleada antiguamente para combatir la rabia canina, como atestigua el nombre de la especie Rosa canina.
Las diferentes especies de rosales silvestres son la base original de todas las variedades de rosales cultivados.


Grosellero espinoso (Ribes uva-crispa)
GROSULARIACEAS

Grosellero espinoso
Ribes uva-crispa
(Grosellero espinoso, uva espina, uva crespa)

El grosellero espinoso europeo es un arbusto oriundo de Europa, el norte de África y Asia Menor que pertenece al subgénero Grossularia, a veces tratado como un género aparte dentro de Ribes. Puede medir hasta 2 m de altura, está densamente ramificado y cubierto de espinas. Las hojas son lobuladas (de 3 a 5 lóbulos), con el borde aserrado y con las nervaduras bien marcadas. Las flores son hermafroditas, acampanadas, axilares, solitarias o en pares y pedunculadas. Con pétalos de color blanquecino o algo rosados. El fruto es una falsa baya de poco más de 1 cm de diámetro, de apariencia pilosa y color verde que raramente adquiere tonalidades que van del amarillo al púrpura profundo. Maduran en verano y tienen un sabor ligeramente ácido.

Grosellero de roca (Ribes petraeum)
Grosellero de roca
Ribes petraeum
(Grosellero de roca, grosellero pétreo, silindra, cilindra)

Es el mayor de nuestros groselleros. Esta especie habita en claros de bosques húmedos, así como en roquedos y herbazales, asociado a hayedos calcícolas. El grosellero de roca es un pequeño arbusto caducifolio, no espinoso, de 1 a 3 metros de altura, con tallos algo tortuosos. Presenta hojas palmatinervias, de unos 10 cm de ancho, con 3-5 lóbulos triangulares y agudos, serrados y con pelos. Sus flores hermafroditas son pequeñas, pentámeras, de color rojizo o rosado, agrupadas en racimos que inician su crecimiento erguidos para luego tornarse horizontales o curvados hacia abajo. Los frutos son pequeñas bayas lampiñas de unos 7 mm. de diámetro, de color rojo e intenso sabor ácido.

Grosellero silvestre (Ribes alpinum)
Grosellero silvestre
Ribes alpinum
(Grosellero de los Alpes, grosellero de montaña, calderilla, cicerolas, tremoncillera)

Arbusto de 1 a 1,5 metros de altura propio de los bosques y roquedos de montaña. Presenta ramas espinosas cubiertas de hojas caducas con 3 a 5 lóbulos dentados, con cierto parecido a pequeñas hojas de vid, verdes y sin pelos. A mediados de primavera, de las axilas de algunas hojas surgen pequeños racimos erectos de flores masculinas y en otras ramitas pequeños ramilletes con 2 a 5 flores femeninas de aspecto similar pero más pequeñas. Cada flor se compone de un cáliz soldado en la base y abierto en 5 grandes lóbulos ovales obtusos, que parecen pétalos verdosos. En sus axilas presentan otros tantos pequeños pétalos como escamillas. Opuestos a los sépalos las flores masculinas portan 5 estambres y las flores femeninas llevan en su centro dos estilos. En la madurez, a mediados del verano cada flor da lugar a un fruto carnoso, como una pequeña baya roja similar a la del grosellero de roca pero de sabor bastante más soso.


     Con esta especie terminamos por hoy nuestro recorrido gastronómico por los bosques pirenaicos y esperando que Pyros nos haya enseñado como reconocer estas pequeñas frutas comestibles que aunque en la actualidad es frecuente verlas en explotaciones agrícolas, sin embargo tradicionalmente no se cultivaban sino que crecían en los arbustos silvestres. Un intento anterior de explotación de estos frutos se dio en la Edad Media, donde los bosques pertenecían al señor feudal y los frutos del bosque que en él crecían podían ser recolectados por los campesinos pero, a cambio, debían pagarle al señor por recogerlos. Afortunadamente hoy nuestro oso pardo puede recoger libremente los pocos recursos que pueda encontrar para su subsistencia.


COMO CURIOSIDAD OS DEJO CON UN VÍDEO DONDE SALE PYROS Y TAMBIEN OTRA OSA DEL PROYECTO DE CONSERVACIÓN DEL OSO PARDO EN LOS PIRINEOS: HVALA CON SUS HIJOS NHEU Y NOISETTE.





.

9 comentarios:

  1. Tienes un blog muy curioso. Me encantan las plantas, la naturaleza en general..., no vine a esto, sino a agradecerte que te añadieras como amigo a la revista literaria que dirijo (y en la que estás invitado a publicar algún artículo si te parece bien colaborar con nosotros).
    Un saludo, Juana Castillo.

    ResponderEliminar
  2. Tocas un tema que para mí resulta apasionante. En Asturias, en los valles del Trubia sobreviven algunos de los pocos osos pardos que quedan en España. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Que maravilla de blog, me ha encantado y tu forma de escribir me ha embrujado...
    Enhorabuena y buen trabajo!!

    ResponderEliminar
  4. Ummmmm... que entrada más rica....

    No te has dejado ni una.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Un placer leer y ver este blog.
    Felicitaciones.

    Cariños

    ResponderEliminar
  6. Estupenda pagina, llena de humor y amor.

    ResponderEliminar
  7. Pyros cumple 27 años.Es el padre de todos los osos nacidos en Pirineos. Ante los problemas de consanguinidad de la población algunas voces se han alzado para secuestrarlo o eliminarlo.Que lo dejen vivir y morir en paz en su tierra de adopción.

    ResponderEliminar
  8. me gustaría que me explicasen si los frutos del "rosal silvestre" es más rico es vitamina C que la naranja y contiene colágeno.
    Gracias

    ResponderEliminar
  9. ¡Que hermosa pagina! nos deja muchas enseñanzas gracias mil gracias

    Dios los bendiga

    ResponderEliminar